SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

70.000 españoles atrapados en hipotecas multidivisas: ¿Qué puedo hacer?

Ana Amigo,  Lunes, 01 de Agosto de 2016
El saldo vivo de este tipo de hipotecas es de 13.180 millones de euros.
Durante los años de fortaleza del euro, de 2005 a 2008, los comerciales de entidades financieras ofrecieron a sus clientes la posibilidad de contratar sus hipotecas en otra moneda distinta a la nuestra, ya que en aquel momento salía muy rentable para el cliente. Pero la situación cambió en pocos años y el euro hoy se encuentra en niveles muy bajos arrastrado por la caída de la libra, entre otros motivos. Y las hipotecas multidivisa han dejado de ser un buen negocio para acabar convirtiéndose en un quebradero de cabeza para los hipotecados.
 
Según un reciente informe de Asufin (Asociación de Usuarios Financieros), el saldo vivo de este tipo de hipotecas es de 13.180 millones de euros. La mayoría de los préstamos están concentrados en yenes, francos suizos o dólares, las monedas que durante estos años han resultado más interesantes. Bankinter, Catalunya Caixa, y Banco Popular han sido, según el informe, las entidades que más han comercializado este tipo de hipotecas. 
 
A modo de ejemplo, un importe de 225.000 euros que se hubiera financiado en yenes en el año 2007, a un plazo de 20 años, tendría en la actualidad un valor de la deuda equivalente a 186.000 euros, cerca de 53.000 euros más que si el crédito se hubiese contratado en euros. 
 
Si la hipoteca se hubiese contratado en dólares, la deuda actual sería superior en 24.000 euros. Y si, finalmente, se hubiese contratado en francos suizos, la deuda sería superior en 44.922 euros. Todo ello, teniendo ya en cuenta las correspondientes amortizaciones.
 
Evidentemente, quien contratase estas hipotecas en divisas habría hecho un pésimo negocio, ya que en la práctica le hubiese supuesto en el caso de los yenes ‘ampliar’ la vida del crédito en cinco años; en el caso del dólar, en dos; y, en el caso del franco suizo en tres.

¿Qué son las hipotecas multidivisa?

Los préstamos hipotecarios conocidos como multidivisa son préstamos hipotecarios en los que la deuda se denomina en una divisa distinta a la local, en este caso el euro.
 
Al instrumentalizar una hipoteca en divisa, el banco entrega una cantidad de divisas –las más habituales son los yenes, los francos suizos o los dólares–, que el cliente convierte a euros para adquirir la vivienda.
 
Durante el tiempo de vigencia de la hipoteca, el cliente deberá amortizar el préstamo en la divisa correspondiente, así como pagar los intereses que estén en vigor en dichas monedas en cada momento. Por ello, el efecto realmente perverso para el cliente es la fluctuación de las divisas, ya que el contravalor de éstas sube o baja según los mercados, y puede suponer un importante impacto en la economía del cliente.

Consejos

Las hipotecas multidivisa son un producto que ha generado reclamaciones ante las entidades financieras, debido, en muchas ocasiones, al carácter engañoso de la comercialización que se ha llevado a cabo por parte de las mismas. Por este motivo, es necesario meditar y sopesar los pros y los contras antes de decidirse por contratar una hipoteca en divisas. Éstos son algunos consejos útiles para quienes están sopesando la contratación de este tipo de productos:
 
  • En primer lugar, hay que valorar si el hecho de disfrutar de un tipo de interés más bajo compensa el riesgo que supone la exposición a los tipos de cambio de la divisa extranjera.
  • Como norma de prudencia básica para particulares y empresas, siempre hay que procurar endeudarse en la misma moneda en la que se obtienen los ingresos.
  • El hecho de que el tipo de interés que se aplica en moneda extranjera sea más bajo no implica necesariamente que, a la larga, el préstamo hipotecario vaya a salir más barato. 
  • En el caso de las hipotecas, no resulta recomendable su contratación en moneda extranjera, porque se trata de un producto con una vigencia muy larga, cuya duración multiplica exponencialmente la posibilidad de que se produzcan vaivenes en los tipos de cambio.
  • Antes de firmar y para evitar sorpresas desagradables más adelante, asegúrese de que cuenta con un adecuado conocimiento del contenido del contrato.
  • Exija a su entidad que le proporcione toda la información necesaria para comprender los riesgos que entraña la contratación del producto.
  • En caso de duda, consulte con un profesional y, por supuesto, procure abstenerse de firmar ningún documento sin comprender el funcionamiento del producto.
 
Quienes ya tengan una hipoteca multidivisa, el mejor consejo es que pongan su caso en manos de especialistas e inicien cuanto antes la reclamación oportuna. Los tribunales de justicia están dando la razón a los afectados, pero sorprendentemente, tan sólo el 2% de los hipotecados denuncia.

  • COMENTAR
  • 0 comentarios
  • 406 visitas