SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

Amaxofobia (miedo a conducir): un serio problema que se puede combatir

Redacción,  Miércoles, 26 de Octubre de 2016
El miedo a conducir afecta al 25% de la población, sobre todo a mujeres que normalmente han sufrido o han perdido a algún ser querido en un accidente de tráfico.

Puede que a la mayoría de las personas que utilizan el coche no les pase, pero hay un grave problema que afecta a 1 de cada 4 conductores: el miedo a conducir, conocido como amaxofobia. Es una enfermedad, en algunos casos, muy problemática.

 

La amaxobia afecta al 25% de la población, sobre todo a mujeres, que normalmente han sufrido o han perdido a algún ser querido en un accidente de tráfico. No debe confundirse con el miedo natural de los conductores poco experimentados. De hecho, la amaxofobia se puede desarrollar en cualquier momento de nuestra vida, incluso después de llevar muchos años conduciendo sin problemas. Pero no hay que desanimarse porque hay soluciones.

 

La persona que sufre esta fobia lo primero que tiene que hacer es tomar conciencia de que “tiene un problema, pero que tiene solución”, nos dice Jorge, profesor de autoescuela especializado en cursos para conductores con amaxofobia. El ‘paciente’, por así llamarlo, sabe conducir. En principio no tiene ningún problema para circular, hasta que por algún motivo se desencadena el pánico y sufre un bloqueo mental que le paraliza. Entre los síntomas más comunes están el sudor frío, la ansiedad, temblor de manos e incluso mareos al volante o visión borrosa. Sin duda, un auténtico peligro para él y para el resto de los conductores.


Con ayuda especializada se puede superar

María, víctima de un accidente de tráfico, es una de las alumnas de la autoescuela. “Tengo que superarlo. He tenido que renunciar a un trabajo”, nos dice. “Trabajaba en las afueras de la ciudad en un polígono. En menos de 20 minutos en coche llegaría a la oficina. En transporte público, imposible. Tardo casi dos horas”.

 

El profesor de autoescuela y psicólogo clínico Javier Díaz Calero fue uno de los primeros especialistas en el tratamiento de esta fobia. Desde su web www.conducesinmiedo.com ofrece las pautas para superarlo. Incide en modificar las ideas y pensamientos erróneos que sobre el tráfico y sobre sí mismo posea el afectado. Para ello le enseña que el tráfico no es una “amenaza” y le ayuda a hacer ejercicios de exposición progresivos.

 

En los últimos años muchas autoescuelas conscientes del problema ofrecen a los conductores clases especializadas para superar los miedos y dotar al conductor de seguridad. Son clases basadas en técnicas psicológicas orientadas a detectar el origen y ayudar a superar los miedos; se combinan con técnicas graduales de exposición.

 

También desde la Fundación CEA -Comisariado Europeo del Automóvil- se ofrecen cursos terapéuticos gratuitos en los que tras la charla de un psicólogo se hacen prácticas en un circuito cerrado poniendo el foco en situaciones difíciles.


Casos críticos: esperanza en el coche autónomo

Pero si después de todo (charlas, clases especializadas…) no consigues superar tu fobia, no te desanimes. Aún queda una última esperanza: el coche autónomo. Tesla acaba de anunciar que para el año 2018 ya tendrá listo el sistema de conducción autónoma total -nivel 5-. Para encontrarlos en la calle aún falta una regulación específica, pero la carrera ya ha empezado. Mientras tanto, algunos avances en la industria del motor pueden ayudarnos mucho. Los coches de cambio automático nos evitan despistes, y las cámaras de ayuda para aparcar son algunos de los elementos que incorporan los vehículos que nos facilitan algo la conducción. Y en cierta medida rebajan nuestro grado de ansiedad al volante.


  • COMENTAR
  • 1 comentarios
  • 214 visitas
 
COMENTARIOS (1)
 
1. Publicado por Marta el 31/10/2016 12:10
 
La gente no entiendo lo que es pasar por esto. Sufrí hace años un accidente y ya no he vuelto a conducir.