SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

Brócoli, la olorosa joya verde contra el cáncer

Redacción,  Martes, 14 de Febrero de 2017
El brócoli es la caña: previene contra el cáncer, es antioxidante, refuerza las defensas, es depurativo… Y lo bueno es que se siguen descubriendo propiedades beneficiosas para el organismo.
El brócoli es considerado un súperalimento por los fitoquímicos y antioxidantes.

Aunque está disponible todo el año, en estos meses estamos en la mejor época para disfrutar de este verde, oloroso y magnífico alimento. Oloroso porque contiene una alta proporción de azufre, que otorga ese fuerte olor característico durante la cocción.

 

El brócoli, o brécol, lo tiene ‘casi’ todo: es rico en vitaminas (C o ácido ascórbico, niacina y vitamina A), en minerales (potasio, y algo menos de calcio, sodio y magnesio) y fibra.

 

Su valor nutricional se asienta en los macronutrientes como proteína vegetal, hidratos de carbono y fibra. Tiene un bajo contenido en grasa: se estima que su valor calórico es de 35 kcal por cada 100 gramos.


Un súperalimento

El brócoli es considerado un súperalimento por los fitoquímicos y antioxidantes. Es responsable de fortalecer el sistema inmunológico y de aumentar la resistencia frente a infecciones. Y muchas más propiedades: su fibra ayuda a las personas que quieren perder peso y por su efecto saciante, anti inflamatorio, previene contra el cáncer, favorece a la salud ocular, es bueno para el sistema muscular y nervioso, ayuda a eliminar el colesterol en sangre…


Recomendaciones de preparado

La forma más recomendada es consumir el brócoli hervido, por ser la más saludable. Los chefs profesionales lo utilizan incluso en texturas, pero para no complicarse la vida lo más sencillo es darle el mismo tratamiento que a la coliflor. Las preparaciones más habituales son el brócoli salteado; con bechamel y gratinado en el horno; rehogado con ajo y pimentón; o directamente al vapor, aliñándolo con aceite y vinagre o con mayonesa. También se pueden elaborar purés con brócoli y otras verduras.

 

Y un último consejo: es mejor lavarlo bajo un chorro de agua que sumergirlo en agua. Y como la cocción es relativamente larga, mejor cocinarlo cortado en ramilletes.


  • COMENTAR
  • 0 comentarios
  • 500 visitas