SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

Comprar o alquilar una vivienda... esa es la extraordinaria cuestión

Ana Amigo,  Miércoles, 30 de Noviembre de 2016

Decidirse entre la compra o el alquiler de una vivienda es un verdadero quebradero de cabeza que nos hará pasar horas y horas haciendo números. Son muchos los factores que influyen en una de las decisiones más importantes que tomaremos a lo largo de nuestra vida. Nuestro primer consejo desde El Consumidor Seguro es que te armes de paciencia, cojas un bolígrafo y un papel y comiences a escribir en dos columnas los motivos que te llevan a una u otra decisión. Te damos algunas ideas…

 

COMPRAR

A favor…

 

  • Aumento mi patrimonio
  • Dejarla en herencia
  • Se puede alquilar o vender para obtener beneficio
  • Puedo hacer reformas
  • No estoy sujeto a  un contrato

 

En contra…

 

  • Necesito capital inicial
  • Obligación de pagar IBI
  • Obligación de pagar comunidad de vecinos y derramas
  • “Obligación” de contratar seguro de Vida y Hogar
  • “Atado” a una hipoteca

 

  

ALQUILAR

A favor…

 

  • Ante contratiempos, puedo marcharme de la vivienda en un mes
  • No necesito capital inicial
  • El único gasto es la renta mensual

 

En contra…

 

  • Entrega de fianza (1 mes de alquiler)
  • No es una inversión en patrimonio
  • El propietario puede rescindir el contrato

 

 

Ahora bien, decidirnos por una opción o por otra es cuestión de hacer números y de las circunstancias personales de cada uno. Con todo, al margen de consideraciones subjetivas, los números aproximados se resumen en…


Supuesto de compra

Si decides meterte en la aventura de hacerte con una vivienda en propiedad, tienes que tener claro los siguientes números para no llevarte un ‘chasco’.

 

Supongamos que te decides por una vivienda media en España cuyo precio es de unos 150.000 euros y que, como la mayoría de los españoles, necesitarás solicitar una hipoteca a una entidad financiera. En este supuesto el precio ya empieza incrementarse.

 

En primer lugar, tienes que saber que las entidades financieras -puede haber alguna excepción para sus pisos propios- solo te van a conceder de préstamo hipotecario el 80% del valor de venta o tasación de la vivienda (normalmente el más bajo de los dos). Volviendo a nuestro supuesto, la entidad te concederá 120.000 euros, con lo que te quedan sin cubrir por la hipoteca 30.000 euros que necesitas tener ahorrados de antemano. (Descartamos pedir créditos personales por los altos intereses que conllevan y el corto plazo de devolución).

 

Tienes que saber también que el proceso de la compra de una vivienda y de la firma de una hipoteca conlleva unos gastos ineludibles: notaría, registro, gestoría, impuestos y tasación, que son cerca del 10% del valor de vivienda, dependiendo de la Comunidad Autónoma. En nuestro supuesto debes calcular unos 13.865 euros.

 

Es decir, que el precio inicial previsto de 150.000 euros ya se ha convertido en 163.865 euros, de los que 43.865 no se pueden financiar y tienes que tenerlos ahorrados previamente.

 

Pasado este escollo inicial, y suponiendo que todo va bien, ya puedes firmar tu hipoteca. Cerrada a algo más de 22 años, con un interés del 1%, pagarías 500 euros mensuales aproximadamente. Observa que tu importe inicial sobre el que habías pedido la hipoteca (120.000 euros), se convertirá en 133.926 euros al cabo de los 22 años de vida del crédito debido a los intereses que la entidad te aplica.

 

En resumen, tras 22 años de rigurosos pagos mensuales, has pagado 177.791 euros. Felicidades, ¡El piso ya es tuyo!


 

Gastos obligatorios de una vivienda en propiedad

Al hacer las cuentas y pensar si voy a poder o no hacer frente a los gastos de una vivienda en propiedad no podemos dejar de lado el resto de los gastos obligatorios que tenemos que afrontar, más allá del pago de la letra de la hipoteca.

 

Todo propietario está obligado a pagar anualmente el Impuesto de Bienes Inmuebles. En nuestro supuesto calculamos que serán unos 429 euros al año. También es obligatorio pagar las cuotas correspondientes a la comunidad de vecinos. Alrededor de 60 euros mensuales (720 euros al año). Debes contar con seguro del hogar, no obligatorio pero sí aconsejable (180 euros anuales), y debes calcular que la media de derramas en las comunidades de vecinos oscila entre los 100 y 200 euros anuales. Al final de año habrás pagado 1.479 euros. Al cabo de 22 años la cifra se eleva a 32.981 euros.

 

Con esto podemos dar por cerrada la cifra de gastos resumiendo que por un piso de 150.000 euros, al cabo de 22 años habrás pagado 210.773 euros, importe que engloba el ahorro inicial, más el crédito hipotecario y los gastos que genera el piso.


 

¿Y si alquilo?

Siguiendo con nuestro supuesto es fácil echar las cuentas. Recuerda que si te decides por el alquiler como inquilino no tienes que pagar IBI, ni comunidad, ni derramas, ni seguros (puedes, pero no estás obligadao). La renta es la renta y no hay más gastos añadidos excepto la fianza inicial, que suele equivaler a un mes de renta que se te devolverá, si no hay desperfectos en la vivienda, al finalizar el contrato de arrendamiento. Podemos suponer que pagando una renta media de 500 euros (se incrementará el IPC anualmente), disponiendo de la misma cantidad que te costaría el piso en propiedad -210.773 euros- puedes hacer frente al alquiler durante aproximadamente 35 años.

 

Cierto es que al cabo de ese tiempo no habrás incrementado tu patrimonio, pero no olvides que tampoco has estado pagando gastos obligatorios a los que estás obligado por ser propietario de una vivienda, que en nuestro supuesto rondaban los 32.981 euros, dinero que has podido ahorrar o dedicar a otros gastos durante estos años.

 

Ambas opciones, como vemos tienen sus pros y sus contras. ¿Alquilar o comprar? Esa es la cuestión… Y tú decides.

  • COMENTAR
  • 1 comentarios
  • 326 visitas
 
COMENTARIOS (1)
 
1. Publicado por Augusto el 01/12/2016 05:12
 
La eterna pregunta... en España ya se sabe que todos queremos casa... el alquiler es "tirar" el dinero... pero viendo lo visto.... Ufffff!