SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

Un detector de humos de menos de 20 euros puede salvar una vida

Redacción,  Miércoles, 08 de Febrero de 2017
«Un detector de humos puede salvar una vida». Y su precio es mínimo, los hay en el mercado por menos de 20 euros.
El perfil habitual de las víctimas de incendio es el de una persona mayor de 65 años que vive sola.

Un dispositivo electrónico cuyo precio oscila entre los 6 y los 20 euros y cuya instalación y mantenimiento es especialmente sencilla, es la mejor protección que podemos tener en el hogar frente a un incendio. Porque en el momento en que detecte humo en la vivienda se activará una alarma acústica que alerta del peligro. Para su instalación no es ni si quiera necesario hacer obra, puede colarse en las puertas, y funciona con pilas que deben cambiarse una vez al año. Este tipo de dispositivo también está adaptado para personas sordas con aviso luminoso y un suplemento vibratorio que se coloca debajo de la almohada por las noches.

 

Con esa frase de “un detector puede salvar una vida” se ha mostrado contundente Carlos García, director de Seguridad-Jefe de Bomberos de A Coruña, al presentar el estudio ‘Víctimas de incendios en España 2015’ de la Fundación Mapfre. Porque en España, sorprendentemente, la normativa no obliga a la instalación de detectores de humos, salvo para viviendas de más de 28 metros de altura. Pero el debate está servido y son múltiples las voces que piden un cambio en la legislación equiparándola a países como Francia, cuyo uso es obligatorio desde hace dos años. La normativa que va ligada además al seguro de Hogar que solo cubriría las contingencias en el caso de que se cuente con un detector de humos por vivienda.

 

Tecnifuego-Aespi ya ha iniciado acciones junto a otras asociaciones de bomberos y profesionales, para que el Parlamento español se sensibilice y recoja esta petición de instalar medidas de seguridad contra incendios en el interior de las viviendas. Ahora, Fundación Mapfre también se une a la demanda a través de campañas de concienciación y educación especialmente a los más jóvenes.

 

Desde El Consumidor Seguro también pedimos a las Administraciones Públicas una reforma urgente de la legislación en este sentido. Propuestas como extender la obligatoriedad de la instalación de detectores en todas las viviendas de nueva construcción u obligar también a su instalación a quien solicite una licencia de obra para una reforma de vivienda, parecen soluciones sencillas y con un coste escaso.


Alquiler o venta de segunda mano

En los casos de venta o alquiler de una vivienda la solución aún sería más sencilla. De igual forma que desde el 1 de junio de 2013 es obligatorio contar con un certificado de eficiencia energética para poder vender o alquilar una vivienda –cuyo coste oscila entre los 150 y 300 euros- y que supone multas de hasta 600 euros si se alquila o se vende una vivienda sin tenerlo, obligar a contar con un detector de humos de menos de 20 euros no parece una opción descabellada si estamos hablando de salvar vidas.


2017 comienza con malos datos

España se sitúa entre los países del mundo con menos muertes por incendios en el hogar, con 3 muertos por millón de habitantes, muy por debajo de países como Bélgica o Francia con 6 muertes por millón, o Finlandia con 14.

 

La prevención y la educación se constituyen como elementos clave para luchar contra este tipo de accidentes, pero también la implicación de las administraciones públicas y de la sociedad civil son fundamentales para lograr el objetivo cero.

 

A la espera de un estudio detallado, los meses de diciembre de 2016 y enero de 2017 han comenzado con malos datos rompiendo la tendencia que se mantenía años atrás produciéndose un incremento del 50% de fallecidos respecto al mismo periodo del año anterior.

 

“Estamos intentando entender este parámetro”, señaló Jesús Monclús, director de Prevención de Fundación Mapfre durante la presentación del Estudio. “Las bajas temperaturas y las inclemencias atmosféricas son determinantes”, puntualizó.

 

Sobre la polémica de la “pobreza energética” y sus efectos sobre los incendios en el hogar, Jesús Monclús se mostró cauto, aunque sí reconoció que “la pobreza hace que se tenga menos esperanza de vida y los incendios no están ajenos a esta circunstancia”.


Perfil de las víctimas: mayor de 65 años que vive solo

El perfil habitual de las víctimas de incendio es el de una persona mayor de 65 años que vive sola. Un sábado de enero y en horario nocturno es el momento más peligroso y en el que se acumulan gran parte de los siniestros.

 

El origen de los incendios además suele tener su origen en el salón de la vivienda, por lo que es el lugar más aconsejable para situar los detectores; seguido de dormitorios y cocina.

 

Entre las causas se han detectado como más habituales los descuidos con aparatos productores de calor, sobre todo braseros cuyo uso desaconsejan desde la Fundación; los incidentes producidos por sobrecarga en enchufes y los cigarrillos mal apagados.

 

En cuanto a las instalaciones eléctricas en las que inician un 20% de los incendios, el mejor consejo es no sobrecargarla utilizando ‘ladrones’ y sustituirlos por regletas normalizadas.


  • COMENTAR
  • 0 comentarios
  • 1154 visitas