SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

Los móviles falsificados afectan a la salud y la privacidad de los consumidores

Redacción,  Martes, 28 de Febrero de 2017
La compra de teléfonos móviles falsificados tiene mucho más peligro de lo que parece. Las falsificaciones afectan a la seguridad, a la salud y la privacidad de los consumidores.

En España, las ventas perdidas por culpa de las falsificaciones se estiman en 386 millones de euros en 2015. Dicho así puede no ‘mucho’, pero es que esa cifra equivale al 10% de las ventas totales del sector.

 

Si lo trasladamos al conjunto de países, se calcula que cada año se pierden 45.300 millones de euros en el sector de los teléfonos inteligentes por las falsificaciones. Dicho de otro modo: en 2015 las empresas del sector dejaron de vender 184 millones de teléfonos inteligentes o smartphones debido a la presencia de dispositivos falsos en el mercado.


Principales consecuencias (no económicas)

Un informe de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) alerta sobre las principales consecuencias y riesgos (no económicas) de los smartphones falsificados:

 

  • Reducción de la calidad de los servicios de telecomunicación móviles, lo que repercute en la experiencia de los consumidores y las empresas.

 

  • Riesgo de seguridad para los consumidores, debido al uso de componentes o materiales defectuosos o inadecuados.

 

  • Aumento de las amenazas relacionadas con la ciberseguridad.

 

  • Peligro del derecho a la intimidad de los consumidores.

 

  • Deterioro de la seguridad de las transacciones digitales.

 

  • Perjuicio para los consumidores que son financieramente más vulnerables, debido a la omisión en cuanto a la provisión de garantías al consumidor y a que se vulneran los requisitos establecidos por el derecho de los consumidores.

 

  • Riesgos para el medio ambiente y la salud de los consumidores, debido al uso de sustancias peligrosas en la fabricación de estos dispositivos.

 

Una de las alertas que lanza la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE es que los productos falsificados, “debido a su montaje deficiente y al uso de componentes de escasa calidad, contienen sustancias peligrosas que se encuentran prohibidas en muchos países con arreglo a la restricción de sustancias peligrosas (RoHS, Restriction of Hazardous Substances) u otra legislación nacional equivalente. Este hecho supone un riesgo tanto para la salud y la seguridad de los usuarios, como para el medio ambiente”.


  • COMENTAR
  • 0 comentarios
  • 550 visitas