SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

Cómo reducir la factura con Hacienda gracias a los seguros y a los planes de pensiones

Redacción,  Miércoles, 30 de Noviembre de 2016
No queda más remedio que ir pensando en la declaración de la renta que presentaremos el año que viene. Queda muy poco para acabar 2016 y hay que correr para beneficiarse de varias opciones que permiten reducir la factura con Hacienda. Los seguros y los planes de pensiones son algunos de los productos que ayudan a beneficiarse de ventajas fiscales.

 

Al margen de rentabilidades, garantías, rescates y otros aspectos a tener en cuenta y sobre los que es mejor asesorarse bien, ofrecemos varias opciones para ahorrar pensando en la declaración de la renta.

Planes de pensiones

Son los productos estrella. Los planes de pensiones y los planes de previsión asegurados (son iguales, pero estos los comercializan las aseguradoras) son los productos con mayor atractivo fiscal. Primero porque todas las aportaciones, hasta un límite de 8.000 euros, se pueden deducir en la declaración de la renta. Segundo, porque se pueden realizar traspasos de una entidad a otra sin tener que tributar. Hasta el 31 de diciembre se pueden realizar aportaciones extraordinarias que, sumadas a las mensuales si ya tienes un plan de pensiones, adelgazarán la factura con Hacienda. Si no tienes un plan, también lo puedes contratar antes de que acabe el año.

PIAS (Planes Individuales de Ahorro Sistemático)

Ofrecen la posibilidad de no tributar por los rendimientos obtenidos. La condición es que se contraten por un período de 5 años y que la inversión se cobre en forma de renta vitalicia. También se pone como condición que las primas pagadas no superen los 8.000 euros anuales, o la cifra de 240.000 euros en total.


Sialp

Ofrecen las mismas ventajas fiscales que los PIAS. La diferencia es que no es necesario cobrar el ahorro acumulado en forma de renta. Hay que respetar los 5 años de vigencia del producto. Los intereses están exentos de tributación si las aportaciones no superan los 5.000 euros anuales.


Seguro del automóvil

No desgrava en el IRPF, salvo que el vehículo lo compre un trabajador autónomo para fines laborales. En ese caso se pueden deducir los costes del seguro, pero siempre y cuando afecten al 100% para la actividad.


Seguros vinculados a la hipoteca

Efectivamente, tienen premio fiscal porque se pueden desgravar, pero no todos. Las primas pagadas por el seguro de hogar no desgravan en el IRPF, pero si el producto está vinculado a la hipoteca de una casa que tenga derecho a la desgravación por adquisición de vivienda habitual, entonces sí. Ojo, porque es solo para los inmuebles adquiridos antes del 1 de enero de 2013.

 

También sucede en el caso del seguro de vida al contratar una hipoteca, cuando el beneficiario de la póliza sea la entidad financiera con la que hemos contratado la hipoteca. Recuerda que el banco no te puede obligar a contratar con él el seguro, pero lo habitual es que te lo exija para concederte la hipoteca. En cualquier caso, tanto en el de hogar como en el de vida, los importes pagados por las primas de seguros pueden sumarse a las cuotas pagadas en concepto de hipoteca, hasta un máximo establecido de 9.040 euros.

  • COMENTAR
  • 0 comentarios
  • 579 visitas