SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

¿Son efectivos los exámenes psicotécnicos para conductores?

Redacción,  Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
Holanda o Reino Unido se han decantado por la fórmula de la ‘autodeclaración’; en Francia se inclinan por derivar esta responsabilidad a los médicos privados y en Suecia es el médico de cabecera el encargado de valorar la capacidad de su paciente para conducir.

Los conductores españoles desconfían de los exámenes psicotécnicos como fórmula para testar las aptitudes psicofísicas de los automovilistas, según una encuesta realizada por la Fundación Línea Directa. 13 millones de conductores exigen más controles a la administración y el 60% de los encuestados piensa que se trata de exámenes “poco rigurosos”.

 

De hecho, aunque el 98% de los conductores afirman no haber suspendido nunca y 2,4 millones reconocen haber obtenido el ‘Apto’ sin prácticamente hacer ninguna prueba, se muestran descontentos con el sistema. Además, casi 1 millón de automovilistas con deficiencias psicofísicas aseguran no haber visto reflejada su limitación en el informe final.

 

Sin embargo, esta percepción de los conductores no parece corresponderse con la realidad. Línea Directa ha realizado un estudio analizando 500 pruebas psicotécnicas realizadas en 4 centros de reconocimiento a conductores mayores y menores de 65 años aplicando la normativa vigente. Los resultados fueron interesantes, ya que el 10,5% de los conductores mayores de 65 años resultaron ‘No Aptos’ para conducir y casi el 70% tuvieron algún tipo de restricción, lo que apunta a que estas pruebas ayudan, en alguna medida, a tener un control efectivo en los conductores. En la franja de menores de 45 años, estos consiguieron un 90% de ‘aptos’ frente a tan solo un 1% de ‘No Aptos’ y 9% de ‘Aptos con restricciones’.

 

En resumen, según el estudio de Fundación Línea Directa, las pruebas psicotécnicas en España “se hacen con rigor”, aunque deberían realizarse con más frecuencia. Desde al año 2009 los controles psicotécnicos se realizan cada 10 años a los menores de 65 años y cada 5 a los mayores. A la vista de los resultados de este estudio, Línea Directa propone aumentar la frecuencia de los controles a partir de los 65 años en períodos de 2 o 3 años. Por otro lado, también aconseja adecuar los exámenes a cada grupo edad haciéndolos más exhaustivos.


Otras alternativas

Teniendo en cuenta las opiniones de los españoles, parece que podrían buscarse otras alternativas a los psicotécnicos actuales. Haciendo una revisión a nuestro entorno, hay países como Holanda o Reino Unido que se han decantado por la fórmula de la ‘autodeclaración’. El conductor declara considerarse apto para la conducción, eso sí, acompañando un informe médico. En caso de accidente, si resulta haber declarado falsamente, la responsabilidad se agrava. En Francia se inclinan por derivar esta responsabilidad a los médicos privados que rotan año a año. Pero es en Suecia donde encontramos la opción más interesante, ya que es el médico de cabecera, quien conoce mejor a sus pacientes, el encargado de valorar la capacidad de su paciente para conducir y de comunicarlo a Tráfico si considera que una persona no está capacitada.

 

La opción sueca es la que los españoles encuestados consideran la más acertada. Un 56% preferiría que fuese el médico de cabecera quien tuviese la potestad de revocar el carné de conducir por causas psicofísicas.


 

  • COMENTAR
  • 1 comentarios
  • 460 visitas
 
COMENTARIOS (1)
 
1. Publicado por Roberto el 15/11/2016 09:11
 
Mi madre ha estado conduciendo hasta los 85 años!!!! Y lo mejor de todo es que pasaba los exámenes psicotécnicos a pesar de tener una sordera bastante acusada. Fue a un sitio que le recomendaron y donde no le pusieron ninguna traba, es decir que con pagar bastaba.
Quiero mucho a mi madre, sé que el coche le daba autonomía, pero a los 85 años y en su estado no creo conveniente que conduzca. Menos mal que solo lo cogía para ir por los alrededores...aún así es un peligro para los demás conductores...y al final se convenció de que era mejor no volver a conducir...pero bien que nos costó!