SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

Un desfibrilador puede salvar una vida. ¿Sabes cómo utilizarlo?

Redacción,  Jueves, 27 de Abril de 2017
El infarto es la primera causa de muerte en nuestro país, siendo responsable de 3 de cada 10 defunciones, según los datos del INE.
La Fundación Española del Corazón afirma que el 90% de los infartos podrían prevenirse con un estilo de vida saludable, realizando ejercicio físico y vigilando nuestra dieta, pero aún queda un 10% de casos “inevitables”. Ante estos casos un desfibrilador puede salvar una vida. De ahí que en los últimos tiempos hayan surgido iniciativas como ‘Constantes y Vitales’ de Fundación AXA y La Sexta con el objetivo de concienciar sobre su necesidad y pedir a las Comunidades Autónomas la instalación de desfibriladores en lugares públicos como en campos de fútbol de categorías inferiores, centros comerciales y lugares públicos en general, vitales en caso de accidente cardiovascular.  

Pero… ¿Sabemos cómo utilizar un desfibrilador?

Los desfibriladores (DEA) son muy sencillos de utilizar por cualquier persona, simplemente hay que seguir las indicaciones que nos da a través de voz. Recordemos que los primeros minutos tras una parada cardiorespiratoria marcan la diferencia entre la vida y la muerte.  Lo primero, aunque parezca obvio, debemos mantener la calma y llamar inmediatamente al 112. A continuación, comprobar que realmente la persona está en parada. Para ello intentaremos hacerle reaccionar y observaremos si respira. Si no lo hace posiblemente esté en parada y utilizaremos inmediatamente el DEA. No te preocupes si te equivocas y la persona no estaba en parada cardiorespiratoria, en este caso, el propio aparato lo detecta y se bloqueará automáticamente y no emitirá descarga. 
 
A continuación, descubrimos el pecho de la víctima, y si está mojado la secaremos bien y nos retiraremos de cualquier lugar que tenga agua cerca. Recuerda que el agua conduce la electricidad y que el paciente podría lesionarse gravemente si se encuentra mojado o si hay agua cerca de él. Después encendemos el DEA y pegamos los parches como se indica en los dibujos. El kit trae siempre una maquinilla de afeitar, porque en caso de que la víctima tenga mucho vello debes rasurarla para poder pegar bien los parches. También debes retirar cualquier objeto metálico, joyas o similares que pueda llevar.
 
El aparato verificará el ritmo cardíaco y nos avisará. Tras el aviso debemos realizar el masaje cardiovascular, presionando con fuerza con ambas manos en el centro del pecho (RCP). Seguidamente el aparato nos volverá a avisar para que paremos y poder comprobar de nuevo su ritmo cardíaco y, si es necesario, nos indicará que es necesario realizar la descarga. Debemos cerciorarnos de que nadie está tocando a la víctima y presionar el botón de descarga. No te asustes al ver la convulsión de la persona accidentada, es normal.  

  • COMENTAR
  • 0 comentarios
  • 278 visitas