SUSCRÍBETE GRATIS A
NUESTRA NEWSLETTER
 

Vida Riesgo: un seguro que toda familia debería tener

Redacción,  Miércoles, 04 de Enero de 2017
El seguro de Vida Riesgo es considerado como imprescindible, un seguro que toda familia debería tener contratado.
Hay varias modalidades de seguros de Vida Riesgo: a prima constante o nivelada, a prima única, temporal anual renovable o seguro de vida entera.

La prueba la hemos encontrado en la situación de crisis de los últimos años, cuando el nivel de endeudamiento de las familias en España se ha disparado y ha sido fundamental estar bien asegurados para que los seres más cercanos no se vean desprotegidos económicamente si falta el cabeza de familia.

 

La finalidad del seguro de Vida Riesgo es dejar cubiertos y protegidos a los seres queridos, muy especialmente si hay niños en la familia. El ejemplo más claro es si tenemos una hipoteca, contratando un seguro de amortización de préstamo.


Amplias coberturas

Se llaman seguros de riesgo porque cubren un evento que incierto e involuntario: la muerte de una persona. Hay que tener en cuenta que el seguro cubre contempla no solo el fallecimiento del tomador o asegurado, sino que abona el capital estipulado por la supervivencia del asegurado a una determinada fecha.

 

También tiene otras ventajas, porque un seguro de Vida Riesgo incluye junto a la cobertura principal de fallecimiento otras muy importantes, como la incapacidad permanente, fallecimiento e incapacidad por accidente, enfermedad grave y hasta la dependencia.

 

La persona que contrata el seguro puede designar como a quien mejor le parezca como beneficiarios. Lo más habitual es designar a sus hijos, pero puede designar a su cónyuge, a los herederos o a terceros. La designación se realiza en el momento de contratación de la póliza y se permite la opción de cambiar posteriormente a los beneficiarios. El beneficiario percibirá la prestación del seguro en forma de capital o de renta, como formas más habituales de cobro.

 

Los requisitos para cobrar el capital asegurado en caso de fallecimiento son los habituales: los beneficiarios deben aportar documentos como el certificado de defunción, certificado de últimas voluntades, copia del último testamento o declaración de herederos.

 

Y atención porque se puede rescatar el capital aportado al seguro. El rescate puede ser total o parcial, aunque hay que fijarse bien en las condiciones del contrato.


Varias modalidades

Como ocurre a menudo, hay varias modalidades de seguros de Vida Riesgo (a prima constante o nivelada, a prima única, temporal anual renovable o seguro de vida entera). Lo más habitual es que los seguros de Vida Riesgo garanticen un determinado capital por fallecimiento. Según el seguro que se contrate, el importe se duplica si el fallecimiento es por accidente. Incluso puede ser más elevado si es por un accidente de circulación.

 

Para establecer el riesgo de la persona asegurada se suele utilizar un cuestionario sobre el estado de salud del asegurado y a veces se solicita a éste un reconocimiento médico. También se tiene en cuenta la edad de la persona, el capital que quiere asegurar y su profesión y aficiones, etc.


  • COMENTAR
  • 0 comentarios
  • 635 visitas